Santander vincula su mejora de solvencia a que se reduzcan los impactos regulatorios

Empresas, EXPANSION

Ana Botín es la presidente de Santander.

Las nuevas normas contables y el BCE restan 53 puntos básicos de capital. El grupo cántabro aspira a situar su ratio de CET1 ‘fully loaded’ en el entorno del 12%.

Los impactos provocados por las distintas regulaciones que rodean el sector bancario restaron a Santander 53 puntos básicos de capital de máxima calidad (CET1 fully loaded) en el tercer trimestre del año. Estos costes consumieron, con creces, los fondos propios generados en ese mismo periodo de forma orgánica (48 puntos básicos), dejando la ratio de solvencia de la entidad prácticamente inalterada en los últimos tres meses (presenta un 11,3%) a pesar de los beneficios de 501 millones de euros obtenidos entre julio y septiembre.

La ratio de CET1 fully loaded de Santander se vio mermada en el trimestre por diversos factores, según explicó la entidad durante su presentación de resultados: sufrió un impacto de 19 puntos básicos por la entrada en vigor de la nueva norma contable de alquileres (IFRS 16), así como otros 28 puntos causados por la revisión de los modelos internos llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE) durante este ejercicio. Además, otros asuntos regulatorios restaron otros seis puntos básicos de capital de máxima calidad al banco.

La entidad presidida por Ana Botín avanzó a los inversores que todavía quedan al menos otros 30 puntos básicos de capital adicionales durante el próximo trimestre que previsiblemente impactarán en las ratios de solvencia del grupo. Más de cara a futuro se prevén otros costes regulatorios importantes, como la entrada en vigor de Basilea IV, que podría restar hasta 100 puntos básicos al banco cántabro.

El sector bancario acumula más de una década de oleadas de nueva regulación con costes, en ocasiones, en el capital. Esta circunstancia ha sido especialmente intensa en los bancos considerados sistémicos, como es el caso de Santander. «Los impactos han sido muy importantes, pero esperamos que vayan siendo menores en el plazo largo», señaló José Antonio Álvarez, consejero delegado de la entidad.

Reforzar capital sin tocar el dividendo

La entidad, según reconoció su número dos, necesita que la oleada regulatoria finalice en algún momento para afrontar un mayor fortalecimiento de sus ratios de capital que sitúe los niveles de solvencia más cerca del 12% que del 11%. Los responsables del grupo han dejado clara su intención de no tocar, en el corto plazo, la actual política de dividendo (que ha venido retribuyendo en efectivo un dividendo de entre un 40% y un 50% de los beneficios), lo que limita otras opciones potenciales para recapitalizarse.

Sin tener en cuenta posibles extraordinarios o mejoras no esperadas, el grupo genera, según sus propios cálculos, unos 10 puntos básicos de CET1 de manera orgánica cada tres meses. Es decir, que a este ritmo y sin contar hipotéticos nuevos impactos negativos, Santander alcanzaría una ratio de capital de máxima calidad del 12% en el tercer trimestre de 2021.

Aunque la entidad dice sentirse cómoda con las actuales ratios de solvencia (el compromiso del banco en su último plan estratégico era mantener la ratio CET1 fully loaded entre un 11% y un 12%), el consejero delegado de Santander reconoció que aspiran a situarse por encima de los actuales niveles: «Nos gustaría estar más altos», admitió.

Mientras, los mayores impactos provocados por la regulación están obligando al banco, según explicó Álvarez, a asignar con mayor eficiencia su capital. Por eso, la entidad vendió recientemente su banco en Puerto Rico y ha optado por dejar de competir en precio en segmentos de negocio donde han detectado que la competencia otorga financiación por debajo de coste (en créditos corporativos e institucionales, entre otros negocios).

El actual entorno de tipos negativos está también lastrando la capacidad de Santander de generar recursos propios. El director financiero del grupo, José García Cantera, detalló que una subida de solo 100 puntos básicos en la curva de tipos permitiría elevar los ingresos del banco de forma automática 1.300 millones de euros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top