Telefónica, Iberdrola y Naturgy blindan sus beneficios frente a una subida de los tipos de interés

Empresas, EXPANSION

Las compañías reducen entre un 8% y un 75% el impacto desde 2015. La operadora asumiría un coste de 61 millones ante un alza de 100 puntos básicos.

Las empresas españolas están aprovechando al máximo la era de los bajos tipos de interés para reducir todo lo que pueden el coste de su deuda, pero no han dejado ni un minuto de prepararse para cuando termine la fiesta y cambie la situación. Telefónica, Iberdrola y Naturgy están entre las más activas en este frente, hasta el punto de que han logrado inmunizar sus beneficios frente a un giro radical en el precio del dinero gracias a la gestión de su deuda.

El trabajo, además, no se reduce solo al área euro, donde la posibilidad de que los tipos emprendan el camino del ascenso en el futuro más cercano es reducida, sino en todas las divisas donde operan. Y eso, teniendo en cuenta los tamaños de la operadora de telecomunicaciones y de las dos energéticas, implica monedas muy distintas en varios continentes.

Si en estos momentos los tipos de interés subieran un punto porcentual sobre donde están en todas las divisas, el impacto para Telefónica en sus beneficios brutos sería de 61 millones de euros, según los datos publicados por la compañía con el efecto al cierre del primer semestre del año.

Esa cuantía supone una reducción del 40% con respecto a la merma en beneficios que hubiera tenido la misma subida solo seis meses antes, cuando el coste ascendía a 102 millones. Pero mirando más atrás, el esfuerzo se intensifica. En 2015, Telefónica tenía una sensibilidad a los tipos de interés muy superior y una subida del precio del dinero hubiera restado 245 millones de euros a sus ganancias. En tres años y medio, el impacto se ha reducido un 75%.

El porcentaje es el mayor entre las grandes empresas españolas con más nivel de deuda, aunque hay otras compañías que también han hecho un esfuerzo importante. Naturgy está en ese grupo. La energética ha recortado el golpe un 55% entre 2015 y 2018 (el último dato disponible). Entre las firmas del Ibex con una deuda de cinco dígitos, Iberdrola se sitúa igualmente entre las que han trabajado para reducir el impacto. En su caso, la rebaja es del 8% en el mismo plazo y eso que su nivel de deuda actual es muy superior al que tenía en 2015.

Otras compañías han hecho el camino contrario y el impacto de una subida de tipos sería ahora mayor que en 2015. Endesa es un ejemplo de ello.

Distinta deuda, misma estrategia

En términos absolutos, Iberdrola es la compañía entre las tres a la que más le afectaría una subida de tipos. Con un pasivo de 36.227 millones de euros a cierre del tercer trimestre y de 34.199 millones en 2018, un alza del precio del dinero de 100 puntos básicos impactaría con 110 millones en su beneficio bruto, según los cálculos realizados con las cifras del año pasado. Telefónica, con 40.230 millones de euros de deuda, vería reducidas sus ganancias en 61 millones con ese mismo movimiento de los tipos (con los datos al primer semestre de 2019), mientras que Naturgy (15.133 millones de endeudamiento) rebajaría 20 millones sus resultados.

Lo que no difiere en absoluto son las estrategias que las tres empresas han utilizado para inmunizarse contra los incrementos en el precio del dinero en cualquier divisa. ¿La receta? Convertir a tipo fijo el interés en el que pagan su deuda. Pase lo que pase en el futuro, ellas seguirán abonando el mismo cupón anual por el dinero prestado.

Telefónica, Iberdrola y Naturgy han ido aumentando el porcentaje de su pasivo que no está vinculado a la cotización de los tipos de interés de forma exponencial en los últimos años. En 2015, por ejemplo, la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán tenía solo el 45% de su deuda a tipo fijo. Ahora es el 70,3%, según los últimos datos a cierre del primer semestre.

Ese porcentaje, sin embargo, es bastante inferior al 78% que tenía Iberdrola cuando terminó 2018 y muestra que las coberturas que hacen las empresas son dinámicas y requieren renovación constante. También dependen de si las compañías quieren dejarse margen para aprovechar las bajadas de tipos y reducir sus costes, para lo que tienen que reducir algo la cobertura y buscar flexibilidad.

Con ese objetivo, el escudo actual de la energética es más reducido que los de Telefónica y Naturgy a junio. La primera cuenta con un 76,2% de su deuda a cubierto de tormentas gracias a los tipos fijos; la segunda, con el 81%, aunque llegó a tener el 87% cuando terminó 2018.

Eso sí, esta protección blinda el pasado, pero no deja a salvo el futuro al 100%. Si los tipos de interés comienzan a subir, ninguna de las tres compañías verá comprometidos sus beneficios en una cifra relevante mientras no tenga que salir al mercado a financiarse con las nuevas rentabilidades que exijan los inversores. A partir de ahí, toda la deuda que entre lo hará con los precios actualizados y tendrá un impacto tanto en el coste medio del pasivo como en los gastos financieros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top