Ryanair recorta su previsión de pasajeros por el retraso en los MAX hasta marzo

Empresas, EXPANSION

Centro de mantenimiento de Ryanair en Sevilla.

Ryanair ganó 1.150 millones entre abril y septiembre, cifra idéntica a la del año pasado, pero recortó su previsión de crecimiento de pasajeros por el retraso hasta marzo en la entrega de su primer Boeing 737 MAX.

La aerolínea de bajo coste irlandesa Ryanair prevé una caída en el crecimiento de su tráfico, en concreto del 8% hasta los 153 millones de pasajeros, con tarifas algo más altas que el invierno pasado.

Esta reducción del tráfico se produce tras informar que no espera recibir su primer Boeing 737 MAX antes de marzo, dos meses después de lo inicialmente previsto, lo que provocará el menor crecimiento de pasajeros en años para el próximo anño.

Con ello, estima un beneficio para el conjunto del año de entre 800 y 900 millones de euros, frente a los 1.020 millones del ejercicio 2019.

Ryanair registró un beneficio neto de 1.150 millones de euros en su primer semestre fiscal (entre abril y septiembre de 2019), lo que supone igualar el resultado del año anterior.

Según informa la compañía presidida por Michael O’Leary, en esos meses sus ingresos crecieron un 11%, en línea con el tráfico, hasta los 5.390 millones de euros. Pese a este incremento de los ingresos, la aerolínea tuvo que rebajar sus tarifas un 5%, como consecuencia de la debilidad del mercado británico y de la sobrecapacidad en Alemania y Austria.

Otro factor que afectó negativamente a las cuentas de Ryanair fue que su factura de combustible aumentó un 22%, hasta los 1.590 millones, como consecuencia de la subida del crudo y de que incrementó su tráfico un 11%.

Excluyendo el combustible, sus costes unitarios también aumentaron un 2%, por los mayores costes de personal y de mantenimiento como consecuencia del retraso en las entregas de los aviones Boeing 737 Max.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top