Aramco mejora condiciones para asegurar su OPV récord

Empresas, EXPANSION

El CEO de Aramco, Amin Nasser, junto al presidente de la compañía, Yasir al-Rumayyan.

El apetito del mercado y la valoración final de la petrolera, que oscila entre 1,2 y 2,3 billones de dólares, serán cruciales para el éxito de la salida a Bolsa.

Durante casi cuatro años, Arabia Saudí ha ido jugando con la promesa de ofrecer a los inversores una oportunidad para comprar participaciones en la empresa más rentable del mundo. El domingo, Riad dio un paso al frente anunciando formalmente el debut en Bolsa de la petrolera y eludiendo en todo momento la cuestión de la valoración.

Amin Nasser, consejero delegado de Aramco, afirmó ante los periodistas que invertir en la compañía es una oportunidad única. El ejecutivo hizo hincapié en el acceso de la compañía a algunas de las mejores reservas de petróleo del mundo y a los planes de crecimiento de Aramco en los sectores químico y del gas. La compañía también recordó su bajo nivel de deuda. «Es un momento histórico», aseguró. «Nuestra misión es ofrecer a nuestros accionistas creación de valor a largo plazo manteniendo nuestra prioridad en la producción de gas y petróleo».

Aunque Aramco no reveló qué porcentaje de la compañía saldrá a Bolsa ni cuánto dinero pretende captar, personas cercanas a la operación creen que se colocará en torno al 3% del capital en la Bolsa de Riad, captando hasta 60.000 millones de dólares (53.700 millones de euros).

Si todo va según lo previsto, la OPV tendrá lugar a mitad de diciembre, aunque todavía hay quien cree que Riad podría frenar la operación en el último momento. El príncipe heredero Mohamed bin Salman, para quien la operación forma parte de su plan de dar un giro a la economía del país, siempre ha defendido que la valoración de Aramco asciende a 2 billones de dólares, el doble que Apple o Microsoft. En cambio, el banco Goldmam Sachs ofrece una horquilla de entre 1,6 y 2,3 billones de dólares, mientras que Bank of America Merrill Lynch (BofA) la sitúa entre 1,2 y 2,3 billones.

Demanda

Una de las pruebas más importantes de la operación será el nivel de demanda por parte de los inversores extranjeros, que tendrán que correr el riesgo de exponerse a un mercado con tantos riesgos políticos como el saudí.

«Confío en que haya un alto nivel de participación porque es la joya de la corona del Reino», opina un banquero. «Sin embargo, es importante que la demanda sea global», añade. Por el momento, las instituciones extranjeras han manifestado sus dudas sobre la injerencia del Estado y los riesgos geopolíticos. La desaparición el año pasado del periodista Jamal Khashoggi en la embajada saudí en Estambul desencadenó la mayor crisis diplomática del país de los últimos años. Un año antes, el príncipe Bin Salman lanzó un plan de lucha contra la corrupción que acabó con la detención de 300 empresarios y príncipes.

Dividendos

En un documento que muestra la intención de Aramco de salir a Bolsa, la compañía mostró su potencial de beneficios: en los primeros nueve meses de 2019 ganó 68.000 millones de dólares. En cuanto a los dividendos, después de declarar en septiembre que la compañía repartiría al menos 75.000 millones de dólares anuales, el productor de uno de cada ocho barriles de crudo a nivel mundial dijo este domingo que la cifra podría ser incluso superior. En una medida sin precedentes, el grupo también dijo que daría prioridad a los accionistas privados.

Por otro lado, Aramco confirmó su intención de recortar el gasto a largo plazo. De hecho, se espera que la compañía invierta entre 35.000 y 40.000 millones de dólares en 2020 y hasta 45.000 millones al año siguiente. De no haber cambiado su estrategia, la inversión oscilaría entre 55.000 y 60.000 millones de dólares. La compañía también dio a conocer las condiciones de la compra de la petroquímica Sabic, por la que se podría pagar un 36% en efectivo el próximo año y el resto en pagarés en los siguientes seis años.

Aramco también ha querido aumentar el atractivo de la operación de cara a los inversores domésticos. Los pequeños inversores saudíes recibirán una acción de regalo por cada 10 si las mantienen durante 180 días a partir del primer día de cotización. «Queremos compartir las acciones de Aramco con los ciudadanos de Arabia Saudí y queremos captar inversores financieros de todo el mundo», declaró Yasir al-Rumayyan, presidente del grupo. Ante la pregunta del momento de la OPV y lo que ha llevado a que la operación sea este año, Rumayyan respondió que «la pregunta podría ser ¿por qué no ahora?. Este es el momento adecuado para nosotros».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top