Los analistas alertan del riesgo de unas terceras elecciones

5 DIAS, Ibex 35

«Estamos empezando a preocuparnos por la gobernabilidad de España”. Las palabras de Alvise Lennkh, analista de Scope, resumen la sensación que hay entre los analistas tras el resultado electoral de las elecciones celebradas el domingo. Sin embargo, los inversores no parecen preocupados teniendo en cuenta que hoy tanto la renta variable como la deuda están reaccionando con escasos movimientos. Hasta el momento y en los últimos meses, el mercado ha estado más preocupado por otras incertidumbres que por la falta de Gobierno en España. Los problemas de Italia, el conflicto catalán o el Brexit e incluso la guerra comercial han tenido más efecto negativo en la Bolsa que la política española.

Son muchos los analistas que piensan que los inversores ya están vacunados contra la falta de Gobierno. Ignacio de la Torre, socio de la firma de inversión Arcano, explica que desde el punto de vista de los inversores institucionales “el resultado no añade nada nuevo a las expectativas. Hay que tener en cuenta, además, que la Bolsa española no es española, ya que una parte relevante de su beneficio no viene de España”.

Por su parte, Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, explica que la falta de visibilidad sobre posibles «pactos hace muy factible que los inversores se mantengan a la espera antes de adoptar decisiones en un sentido u otro (compra o venta)».

«En este punto, se hace difícil vislumbrar cuál será finalmente el escenario a cumplir. Muchos, ante el deterioro del actual entorno macro y a la urgente necesidad de salir del bloqueo político, empiezan a solicitar un pacto de Estado entre los partidos más representativos, PSOE y PP, con el objetivo de mantener la estabilidad política, si bien hoy por hoy se ve tremendamente complicado», explica Oscar Anaya, de Tradition.

El analista añade que fuera de esto, las alternativas pasarían por abstenciones (escenario también muy complicado) o una nueva negociación con los partidos de izquierdas y nacionalistas, un difícil juego de sillas que, desde luego, no augura mucha estabilidad. Por último, y aunque «nadie quiere oír hablar del tema, la posibilidad de que se celebren nuevas elecciones sigue resonando con la misma fuerza que hemos visto hasta ahora», añade Anaya.

La gran coalición entre PSOE y PP es una posibilidad que los analistas ven un poco díficil. «De producirse, denotaría una gran madurez de nuestra Democracia”, añade Figares, de Link Securities.

La celebración de unos nuevas elecciones y la creación de un gran coalición PP-PSOE tienen las mismas escasas posibilidades de producirse en el análisis que del resultado electoral hace el banco británico Barclays. Los analistas de dicha firma explican que no ven este pacto porque ambos partidos tienen posturas muy contrapuestas en temas muy importantes como Cataluña, la política fiscal, la reforma del mercado laboral, así como la falta de confianza entre los líderes políticos de los partidos.

Barclays, en cambio, sigue apostando por la coalición de izquierdas liderada por el PSOE con Podemos y Mas Pais y el apoyo de partidos nacionalistas sigue siendo el resultado más probable. “Aunque las matemáticas pueden ser favorables, para que este escenario se materialice Sánchez e Iglesias tendrán que llegar a un terreno común, algo que ha demostrado ser difícil de alcanzar en el pasado. Sin embargo, aunque Podemos se ha debilitado, creemos que Sánchez tiene menos incentivos que en septiembre (cuando el PSOE llamó a elecciones rápidas) para marginar a Iglesias bloqueando a Podemos de cualquier representación gubernamental”.

Algunos de los puntos del programa de Unidas Podemos provocan preocupación en el mercado, tal y como explica MacroYield. La firma de análisis se refiere al impuesto a la banca, las restricciones a las inversiones en SICAVs y la intervención en los precios de las eléctricas y del sector inmobiliario.

«El PSOE incluye también en su programa medidas como el impuesto de sociedades, a la banca o la tasa digital, pero la posibilidad de que Unidas Podemos exija medidas como la reversión de reformas como la laboral, sería mal vista por el mercado, entre otras cuestiones por el posible enfrentamiento que supondría con Bruselas, que ya ha advertido que España necesita rebajar su déficit y continuar haciendo reformas», añaden estos expertos.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top