Las boutiques bancarias se lanzan a por el negocio de empresas de los grandes bancos

Empresas, EXPANSION

Debate sobre por el cobro por los depósitos. BFF y EBN Banco elevan la captación de recursos en el segmento corporativo.

Los bancos especializados se posicionan para sacar partido al debate que actualmente mantienen las grandes entidades financieras sobre el cobro por los depósitos de empresas. En los últimos meses, la banca ha empezado a imponer una tasa a los saldos no operativos de las compañías para defender su rentabilidad en el actual escenario de tipos de interés negativos, una estrategia que está generando rechazo entre las empresas.

Fuentes bancarias aseguran que los clientes no están ni entendiendo ni aceptando que los bancos les cobren por custodiar sus fondos y que la relación con ellas no está siendo fácil. «Las empresas están encantadas de poder financiarse muy barato, tanto con préstamos bancarios como con bonos, e incluso algunas lo están haciendo en negativo en el mercado de pagarés. Pero no entienden que la contrapartida es que tengan que pagar por los depósitos», añaden estas fuentes.

Los grandes clientes están buscando alternativas para evitar una tasa sobre su liquidez, un escenario que algunas boutiques bancarias están aprovechando para captar negocio de la competencia. Hasta ahora, BFF (antiguo Farmafactoring) y EBN Banco son las entidades más activas en esta estrategia.

Ofertas comerciales

El grupo italiano cuenta con una de las mejores ofertas de depósitos del mercado español tanto para particulares como para empresas. La entidad está ofreciendo a las compañías rentabilidades del 0,90% TAE a 12 meses, plazo en el que el sector está extendiendo el cobro por los depósitos y en el que la rentabilidad media alcanza ya el -0,19%. «Notamos más interés por parte de las empresas, mucho más movimiento», explica el director general de la entidad para España, Javier Molinero.

Desde este año, BFF están destinando recursos que antes no prestaba para atender al segmento corporativo. «Vemos una oportunidad, porque el escenario de tipos de interés muy bajos ha venido para quedarse mucho tiempo. España es un país clave para nosotros», asegura. BFF ofrece depósitos a todo tipo de empresas, desde pymes a grandes corporaciones. Su oferta se sitúa en una horquilla muy amplia entre los 10.000 euros y los 10 millones de euros. A 30 de junio, los depósitos de la entidad en Italia, España y Alemania alcanzaban los 879 millones entre particulares y empresas, pero el mercado español supone el 70% de la producción. Los depósitos de BFF están cubiertos por el fondo de garantía italiano.

Por su parte, EBN Banco, la entidad nacional que ofrece las remuneraciones más altas, reabrió en septiembre la comercialización de sus depósitos Sinycon, que fue suspendida hace un año tras alcanzar la entidad todos sus objetivos de captación. EBN ofrece el 0,45% a nueve meses, el 0,75% a un año, el 1% a 18 meses, el 1,09% a dos años, el 1,17% a cinco años y el 1,43% a ocho años a particulares. La oferta también está abierta a empresas, aunque en este caso las remuneraciones son inferiores.

Desde el banco se asegura que ha crecido significativamente el interés de las compañías, que han elevado sensiblemente el ritmo de contratación respecto a ofertas anteriores. El límite a los depósitos a empresas de EBN Banco se sitúa en un millón de euros.

Acopio de fondos

Por el momento, los grandes bancos están evitando concretar las políticas comerciales que han comenzado a aplicar en el segmento de empresas. Se desconoce el grado de vinculación que están exigiendo para dejar de aplicar la tasa o el umbral de depósitos a partir del cual se está acordando el cobro. En términos generales, las entidades contemplan un gravamen equivalente al 0,5% de la liquidez sin actividad. Sólo Santander ha planteado, hasta ahora, aplicar la medida de forma escalonada, al estilo del tiering adoptado por el BCE con la banca.

A la hora de aceptar este cobro, el problema principal no está tanto en los departamentos financieros de las empresas, que saben cuál es la situación del mercado, sino en los comités ejecutivos y en los consejos de administración, donde los directores financieros se están encontrando con problemas para explicar por qué la liquidez puede costar dinero, explican fuentes empresariales. Esta situación, además, se produce en un momento en que muchas compañías han hecho acopio de fondos, gracias a los años de financiación ultrabarata que se están viviendo por las políticas monetarias laxas de los bancos centrales.

Ante esta situación, algunos bancos han comenzado a ofrecer a las empresas estructuras financieras que les permitan no pagar por el dinero. Las más sencillas son los depósitos a plazo o en divisas distintas al euro, pero hay opciones más arriesgadas, como comprar con la liquidez instrumentos financieros (bonos, pagarés…) que den algo de rentabilidad y depositarlos en el banco para que pueda usarlos como colateral. La parte negativa de estas propuestas es que las compañías dejan de tener disponibilidad inmediata sobre el dinero y que existe el peligro de obtener minusvalías si se necesita rescatarlo antes del vencimiento.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top